Rocío Espino: “Las primeras camisetas eran literalmente yo”

Rocío Espino tiene 22 años y dedica parte de su vida a la customización de ropa junto con su madre, María Ortega, de 63 años. Espino nació en Llerena (localidad de Badajoz), pero ha pasado sus últimos cinco años en Madrid.

Imagen de Rocío Espino.

Estudió bachillerato científico y actualmente está acabando el grado de Criminología que ofrece la UCM. Nunca ha realizado cursos relacionados con el arte. “Desafortunadamente nunca he estudiado nada relacionado, en mi pueblo ni siquiera existía la opción de bachillerato artístico, así que no lo consideré”, añadió. Nunca tuvo gente cercana que la infundiese cuando era pequeña por lo que decidió centrarse en los estudios más normativos.

Imagen de Rocío Espino junto a su madre, María Ortega.

La primera vez que pintó fue en mayo de 2020, durante la cuarentena impuesta debido a la pandemia coronavírica. “Estaba sacando una parte muy creativa de mí y decidí hacer líneas y pintar anatomía humana”, declaró. Esto la llevó a pintar junto a su padre unos días más tarde. “Mi padre pintaba al óleo y también lo tenía un poco apartado; nunca habíamos coincidido, entonces vimos la opción de pasar tiempo juntos probando”, agregó. Pintó un solo paisaje a lápiz y unos días después decidió customizar una de sus camisetas antiguas. “Me gustó la idea de jugar con la pintura y que finalmente terminara en tela”, explicó.

Imagen de ejemplo de una chaqueta pintada por Espino.

Se siente inspirada por “el día a día y las emociones, lo que vive, lo que le hace reír, lo que le gusta”. Declaró que aquello que pinta va ligado a lo que es ella desde el principio. “Las primeras camisetas eran literalmente yo, aunque no era muy consciente de ello”, añadió. Sin embargo, si tuviese que elegir una referencia más específica en cuanto a qué le gusta y dónde busca inspiración, Espino afirmó que escogería Twitter, con “su humor tan peculiar”, y Pinterest, debido a “su estética aesthetic“.

Imagen de la primera camiseta pintada por Espino que estuvo en venta.

Tras terminar de pintar la ya nombrada camiseta antigua, la joven decidió publicar una foto en Instagram. “Muchas personas pensaron que ya la había comprado así, lo cual me sorprendió, ya que para pintarla mi madre me dio un tapón de leche. Siempre nos reímos de cómo comenzó esto”, confesó. Necesitaba mudarse y pagar la fianza del nuevo piso, y no tenía trabajo por la Covid-19. Debido a esto, Espino comentó con sus padres la idea de comprar algunas camisetas e intentar pintarlas para venderlas a sus amigos y amigas y publicar alguna en Vinted.

Imagen de ejemplo de chaqueta pintada por Espino.

“Si pinto una camiseta, contando la puesta del patrón que pone mi madre, puedo tardar alrededor de una hora”, aclaró. Su madre, María Ortega, coloca el patrón y luego Espino lo pasa a pintura con pincel. “Es trabajo en cadena y más rápido”, afirmó.

Imagen de ejemplo de camiseta pintada por Espino.

Las influencias de Espino no se basan en un arte concreto ni en ninguna vertiente, sino en los momentos cotidianos, en las distintas personalidades de las personas y su humor, en lo que le gusta y en aquellos estilos de ropa que ella consumiría. “Ahora que estoy descubriendo en profundiad este mundo espero mejorar y tener una opinión crítica más formada, pero por ahora prefiero ser sincera e ir mostrando lo que soy actualmente: una novata con ilusión y ganas de aprender cosas nuevas”, declaró.

Imagen de ejemplo de chaqueta pintada por Espino.

Enlaces

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s